El Dosel

En realidad, no es uno, sino dos los doseles que posee el Cristo. Uno, el que luce todos los días en el altar mayor, y otro, el que luce en las procesiones. En función de su estado de conservación, el Cristo ha ido recibiendo distintas ofrendas de doseles. La última restauración del dosel que acompaña a la talla en su recorrido por las calles de la ciudad data del año 1995.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies