La devoción heredada de los tatarabuelos

Una marea humana desciende desde la Puerta del Sol en dirección a la Colegiata. Faltan unos cuarenta minutos para que el Cristo de la Victoria cruce el umbral guiado por la percusión de tambores y en los alrededores de la calle Areal ya no cabe un alfiler.

Clic aquí para ver la noticia completa en formato .pdf

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies