Casi como en la Semana Santa sevillana

Quizás nunca, como ayer, tantos vigueses agradecieran que el domingo estival amaneciera y se mantuviera nublado y fresco. El alivio por la casi milagrosa bajada de temperaturas era evidente y causa de comentario general entre los miles de vigueses que ayer afrontaron la tradicional y fervorosa caminata que ha convertido al Cristo de la Victoria en un auténtico emblema de viguismo, además de objeto de la fe individual de cada uno de los caminantes.

Clic aquí para ver la noticia completa en formato .pdf

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies