Mil tubos centenarios y afinados

En ofrecimiento al Cristo, en 1909, la familia Bárcena y el párroco de Santa María de Vigo adquirieron un órgano construido por el prestigioso maestro López de Alberdi para poner la música a las liturgias en el templo. El paso de más de cien años llenó sus tubos de polvo, los inclinó y desafinó, mientras que la carcoma y los hongos se cebaron con las piezas de madera. Ayer, este instrumento de singular valor histórico y artístico volvió a sonar en la Concatedral tras una reparación de casi 139.000 euros, costeado por el Concello. “Queremos conciertos de órgano en la ciudad”, destacó el alcalde, Abel Caballero.

Fue el actual párroco de la concatedral, Moisés Alonso, pidió auxilio al Concello para poder recuperar el único órgano operativo con el que cuenta el municipio. A cambio, se organizarán representaciones musicales gratuitas y abiertas a la sociedad, así como visitas guiadas para difundir entre la ciudadanía esta pieza “de gran interés para la ciudad”, pero desconocida. “Será para el culto y la cultura”, apoyó Moisés Alonso y garantizó que estará “a disposición del pueblo” para conciertos con músicos “de acreditado nivel”.

En virtud de este convenio entre la parroquia y el Concello, el órgano fue enviado a uno de los talleres de organería de más reputado de España, el de Acitores, en Palencia. Allí ha estado más de seis meses para una puesta a punto completa. El objetivo de su intervención ha sido mejorar el instrumento cambiando algunas partes e instalando aparataje nuevo para optimizar la transmisión eléctrica, someterla a normativas actuales de seguridad y lograr su máximo rendimiento.

Esta nueva versión del órgano tiene más tubos. En concreto, 168 más, hasta los 1.092 tubos. El párroco -que en su curriculum figura su paso como organista en la catedral de Tui– explica que con ellos se gana más riqueza de sonidos y que estos se emitan “más redondos”. También se ha modernizado, con nuevos aparatos eléctricos y electrónicos que ayudan al organero. Los nuevos teclados y el pedalero se dotaron de sensores magnéticos que evitan los contactos físicos y, por tanto, las averías al ensuciarse las agujas o partirse las agujas por efecto de las chispas producidas por las cargas eléctricas. Se instaló una central digital; se instaló cableado nuevo; se limpió y engrasó el motor; se trataron las plagas de la madera y se aplicaron productos preventivos; se restauraron los rechapados desencolados o astillados…

“Estamos muy satisfechos con el trabajo realizado”, asevera Moisés.

Finalizada la reparación en Palencia, el órgano regresó al templo vigués y, hace dos semanas, comenzó su compleja instalación y proceso de afinado. Aún no ha concluido. Le faltan algunas fases, según cuenta Moisés. Pero no querían que la procesión del Corpus Christi salieran sin la armonización del órgano.

El gran estreno oficial del centenario instrumento será, previsiblemente, el viernes 29 de junio. Será la catedrática de órgano del Conservatorio de Ourense, Marisol Mendive, la que se ponga a los teclados, para interpretar obras clásicas destacadas, en el marco de una ceremonia en la que se bendecirá el órgano.

 

Fuente: Faro de Vigo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies