La devoción viguesa al Cristo supera al calor extremo

La procesión del Cristo surgió en Vigo hace 209 años para conmemorar la expulsión de las tropas francesas. Al hijo de Dios se atribuyó en la ciudad tal victoria bélica, pero las celebraciones de la misma no pudieron después durante años con el adversario en forma de lluvias que solían caer a finales de marzo, cuando se hacían coincidir las muestras de devoción religiosa con la recreación de la hazaña popular y militar. Para sortear el fenómeno climático adverso, la procesión se desplazó en 1866 al 1 de junio, pero la lluvia seguía aguando el fervor con asiduidad, hasta que en 1883 se decidió que el primer domingo de agosto resultaría la mejor fecha para que, como ayer, la talla del Cristo, el carro y su dosel recibieran el calor de los vigueses en toda su intensidad.

Y el calor climático de ayer fue incluso hasta extremo para poder ser soportado sin agobios en medio de la marea humana que un año más salió a la calle para demostrar una devoción que de agradecimiento por la liberación de la opresión militar se ha ido transformando en una muestra de fe a la que se asen miles de vigueses y foráneos en busca de ayuda, gratitud y entrega religiosa. El sol matizado, pero no por ello menos abrasador, hizo que el abanico, original o improvisado, pugnase ayer en protagonismo con los cirios, que a mediodía alcanzaban ya una altura considerable en la puerta de la Concatedral tras ser depositados en la entrada de la basílica por todos los devotos que durante la mañana y, en esta vez de manera especial, por la noche se adelantaron a la procesión oficial buscando temperaturas más llevaderas y menos aglomeraciones.

Avituallamiento

Casi una veintena de cajas de botellas de agua fueron dispuestas por la Cofradía del Cristo de la Victoria para abastecer tanto a los tres cofrades que hicieron el recorrido empujando el carro desde su interior -guiados por el veterano de tres décadas de procesión Antonio Fontán- como a los otros 16 que lo encaminaban desde el exterior. La asistencia también se ocupó de atender al grupo de voluntarios encargado de abrir paso a la talla religiosa para evitar alcances o que la marcha no siguiese en algunos momentos su ritmo habitual, con un paso marcado por los soldados de la Brilat.

Cita única

No hay acontecimiento religioso en Galicia que acapare tanta atención y seguimiento como la procesión del Cristo de la Victoria de Vigo, como tampoco lo hay en España para un solo paso. La cita de ayer renovó esa doble condición, pero en medio de la procesión fue inevitable el debate sobre la incidencia del calor en la asistencia a la cita anual. Una afluencia algo menor que en años precedentes, atribuida al miedo a los efectos del calor, pero igualmente multitudinaria hizo evidente en todo caso una más baja presencia de personas de mayor edad y una marcha más estirada también, a mayores de las rutas realizadas fuera de horario oficial. Esas eran las conclusiones en el diagnóstico que numerosos fieles veteranos en la cita religiosa hacían al verla pasar, incidiendo eso sí, en la gran diversidad de edades y apariencia de las personas que hicieron el recorrido. Quizás en esta ocasión, más que en citas anteriores, muchos devotos se reservaron también para seguir a distancia el paso de autoridades y cofrades buscando una temperatura más propicia y menos estrecheces en la marcha.

La marcha por Montero Ríos, Colón y Policarpo Sanz antecedió más de dos horas después al responso que el obispo llevó a cabo en la Porta do Sol antes de que la procesión se encaminase de retirada hacia la Concatedral, donde la talla del Cristo permanecerá descolgada tres días más para que los devotos puedan tocarla y con ello dar gracias o pedir nuevos favores.

«Al Santísimo Cristo de Vigo, que es el Rey de este pueblo inmortal», entonaron antes de entrar en la plaza de la Constitución los más avezados siguiendo la letra del himno que el año que viene se volverá a entonar para cumplir 210 años.

 

Fuente: La Voz de Galicia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies